Tips de lavado y cuidado

1- Enjuagá tu toallita con agua FRÍA hasta que el agua salga transparente.

2- Deja en remojo algunas horas:

Puede ser con agua FRÍA y jabón (sin frotar el jabón sobre la tela, alcanza con preparar un «agua jabonosa»).

Otra opción es hacerlo con agua FRÍA, un puñado de bicarbonato de sodio y bastante agua oxigenada vol. 10

Yo prefiero el agua FRÍA y jabón pero es cuestión de que encuentres lo que a vos te funcione mejor.

ACLARACIONES IMPORTANTES:

Nunca uses agua caliente, fija la mancha.

NO FROTAR: Frotar la tela no sólo la desgasta sino que FIJA LA MANCHA de sangre.

3- ¡Ahora sí! Ya están prontas para ir directo al lavarropas con el resto de la ropa (vas a ver que salen del agua de remojo casi listas).

Si las dejas en remojo varios días te recomiendo cambiar el agua todos los días.

También podés lavarlas a mano, pero yo te recomiendo el lavarropas: es más práctico y quedan mucho mejor.

RECORDÁ LAVAR SIEMPRE CON AGUA FRÍA, EN TODOS LOS PASOS

4- ¡Listo! Hora de secar al sol.

Si aún quedó alguna mancha: el sol es un gran blanqueador.

NO LAS SEQUES NUNCA EN SECARROPAS, tampoco las planches o las pongas junto a alguna fuente de calor directo (se derrite la tela impermeable que tienen dentro).