Preguntas Frecuentes

Depende mucho según la intensidad de tu sangrado y de la frecuencia con que puedas lavar.

SI TU MENSTRUACIÓN ES ABUNDANTE te recomiendo llevar las que son para sangrado abundante.

De lo contrario, con las de flujo medio estarás bien.

Para estar cubierta todos los días de sangrado menstrual lo ideal es tener aproximadamente entre 6 y 12.

Lo ideal es tener algunas para flujo medio y otras para flujo abundante, también podés variar entre diurnas, tanga o nocturnas.

¡SÍ! Incluso mucho más que las desechables.

¿Generan mal olor? ¡NO!
La sangre no tiene mal olor, tiene olor a sangre. El mal olor es producido por los químicos que hay en los productos desechables.

LA VIDA ÚTIL DE LAS TOALLITAS PARA MENSTRUACIÓN ES DE APROXIMADAMENTE 4 O 5 AÑOS (siguiendo los tips de lavado y cuidados que te recomendamos).

LOS PROTECTORES DIARIOS SE RECOMIENDA CAMBIARLOS CADA DOS AÑOS (al usarse todos los días tienen más desgaste aunque eso dependerá del uso que le des, pueden durar hasta 4 años también).

¿Quedan manchadas? Generalmente no, pero es importante tener en cuenta que:

La sangre menstrual contiene mucho hierro.

El hierro es un pigmento natural que tiñe las telas de algodón.

Si bien no es lo más habitual… puede pasar que aunque hagas todo al pie de la letra quede una pequeña mancha.

Eso no quiere decir que tu toallita esté «sucia» simplemente está teñida.

Si seguís los pasos de lavado indicados y secándolas al sol, es muy probable que tus toallitas queden sin manchas ¡Como nuevas!

¿Cómo se usan?

El primer paso es lavarlas para quitarles el apresto a la tela nueva, podés hacerlo a máquina o mano.

Secar al sol (nunca en secarropas) ¡y listo!

Las abrochas a tu ropa interior con los broches, como muestra la foto y te asegurás de que quede bien centrada. Te recomendamos usar ropa interior que te quede justa para asegurar aún más tu toallita y evitar que se mueva (no suele pasar, pero está bueno aclararlo).

¿Qué pasa si no estoy en casa en todo el día?

Es muy simple, cuando tengas que cambiar tu toallita, la doblas sobre sí misma (queda como un paquetito) y la guardas en tu bolso.

Cuando llegues a tu casa, seguí los tips de lavado ¡y listo!

Al ser impermeables, la sangre no se va a pasar para afuera. Pero si querés estar más segura, podés ponerlas adentro de una bolsa de tela.

Algo muy importante: a diferencia de las desechables, no generan mal olor. Así que no pasa nada si quedan en tu cartera o mochila todo el día